Pasar al contenido principal

La Logopedia y su contribución a los Objetivos del Milenio: Fomentando la paz a través de la comunicación

Uno de los principales compromisos del Consejo General de Colegios Profesionales de Logopedas de España es el de dar protección a los más vulnerables. El Consejo de Logopedas tiene como guía de trabajo los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) que fueron establecidos por las Naciones Unidas en el año 2000. Esto nos ha hecho reflexionar sobre cómo la logopedia contribuye a su establecimiento, una reflexión que ha dado más valor a nuestra labor dado el papel crucial que tiene la Logopedia en la promoción de la comunicación y lenguaje, fundamental para el entendimiento y diálogo social, aspectos fundamentales para la convivencia y la paz.

De esta manera, en el contexto de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), la logopedia contribuye significativamente al mejoramiento de la calidad de vida de las personas, especialmente aquellas afectadas por conflictos bélicos. Los logopedas intervienen en la prevención, evaluación y rehabilitación de trastornos de la audición, la voz y el lenguaje. En situaciones de guerra, su labor es aún más relevante, ya que colaboran en la recuperación de niños y adultos que han perdido la capacidad de hablar o escuchar debido al trauma. Esta rehabilitación no solo es física, sino también emocional, ayudando a las víctimas a recuperar su capacidad de comunicarse con el mundo, lo que es un paso esencial hacia la reintegración social después de los conflictos.

Los programas de intervención logopédica en zonas de enfrentamiento bélico no solo buscan restaurar habilidades perdidas, sino también prevenir futuros trastornos y promover habilidades comunicativas en la población general. Esto es esencial para la construcción de comunidades resilientes y la prevención de futuros conflictos.

Los logopedas desempeñan un papel fundamental en los grandes conflictos de nuestro tiempo. El Consejo de Logopedas ha estado a la vanguardia, desarrollando e implementando programas de intervención especializados para atender a personas con trastornos del lenguaje, habla, voz y deglución en contextos de crisis. Un ejemplo destacado es el apoyo brindado a los refugiados del conflicto en Ucrania en España. Además, el Consejo ha impulsado iniciativas pioneras, especialmente en niños con trastornos complejos como el autismo, en escenarios de guerra. Su labor también se extiende a conflictos de larga duración, como el de Siria, donde logopedas españolas han establecido centros de atención para niños y adultos con discapacidades.

La logopedia se erige como una aliada indispensable en la consecución de los ODM, en particular, el objetivo de la paz. A través de su labor, los logopedas no solo mejoran la calidad de vida de las personas, sino que también fomentan la cohesión social y la resiliencia comunitaria, elementos clave para la construcción de un futuro pacífico y sostenible. La logopedia en España dota a los niños con sordera de herramientas que prácticamente asegura su incorporación plena a la sociedad. La logopedia en Somalia, por ejemplo, ayuda a los niños a no pisar una bomba y morir.